martes, 1 de febrero de 2011

PSICOANÁLISIS DE LOS CUENTOS DE HADAS

LOS TRES CERDITOS

Tras leer parte de la introducción del libro “psicoanálisis de los cuentos de hadas” de Bruno Bettelheim, me adentro a leerme el cuento de los tres cerditos y a analizarlo más detenidamente.

Antes de nada, decir que la versión que yo conozco de los tres cerditos es muy diferente a la que explican en este libro y que la impresión ha sido muy agradable después de leer este capítulo, ya que nunca me había parado a pensar lo que en realidad se escondía detrás de este cuento que he escuchado y que he contado tantas veces.
El cuento de los tres cerditos y el mito de Hércules están muy relacionados ya que en ambos aparecen dos temas principales, que son el placer y la realidad.
El cuento de los tres cerditos enseña a los niños que no deben ser perezosos, ni hacer las cosas demasiado rápido, sino que cada cosa tiene su tiempo y que hay que hacerlo despacio y bien, porque sino es posible que nos toque repetirlo o que esto traiga otras consecuencias peores. Como les paso a los dos cerditos más pequeños, que hicieron sus casas rápido y mal para así irse a jugar antes. Esto es debido a que viven a través del placer sin pensar en la realidad.
Sólo el mayor de los cerditos, se comporta según el principio de la realidad, puesto que prefiere hacer las cosas bien evitando el peligro, antes que salir a jugar.
Hay que planear las cosas y prevenirlas para hacer bien el trabajo que tenemos por delante.
El lobo representa las fuerzas sociales, contra las que tenemos que luchar para aprender a protegernos.
En cuanto al cuento de hadas deja que seamos nosotros los que tomemos nuestras propias decisiones y los que decidamos aplicar el cuento a nuestra vida real o no.
Al identificarnos con los cerditos podemos ver como hay una evolución de principio del placer para llegar al principio de la realidad.

El tercer cerdito es el más mayor y el más listo, puesto que al identificarse con el principio de la realidad, consigue vencer al lobo varias veces, incluso termina haciendo justicia, puesto que el lobo tras comerse a los dos cerditos pequeños e intentar comerse al mayor, es derrotado y sirve de alimento para este último. Esto invita al niño a pensar que si desarrolla su inteligencia puede conseguir lo que se proponga, sin ser derrotado por nadie. Y al mismo tiempo, le invita a alejarse del lobo, que representa las conductas negativas y malas del niño, las cuales, se pueden modificar de una manera constructiva.

Normalmente en los cuentos, es el niño el que termina siendo el vencedor, pero en este caso no es así, ya que durante todo el cuento, es el cerdito mayor quien muestra ser superior a sus hermanos.
El niño es inmaduro como los cerditos puesto que se identifica con cada uno de ellos y con la evolución de su identidad. Esto quiere decir que los tres cerditos son uno solo, pero en sus diferentes etapas de la vida. Es por esto, por lo que el niño no sufre al ver cuando desaparecen los cerditos pequeños, puesto que puede identificarlos con las diferentes etapas por las que debemos pasar hasta llegar a la madurez, a la razón y al principio de la realidad.
En cuanto al lobo no sienten compasión, porque ha recibido su merecido castigo.

Para concluir, este cuento, guía al niño en sus pensamientos y en su desarrollo, pero nunca le dice lo que debe hacer, puesto que debe ser el propio niño el que tome sus propias decisiones.
Con todo esto conseguimos que el niño vaya madurando poco a poco y que deje de lado el placer con el que en un principio se siente identificado.

1 comentario: